miércoles, 2 de diciembre de 2009

Entrevista a Contraluz


Ya se escuchaba la música cuando me iba acercando con el auto. Me paré frente al portón y espere a que me abrieran. A la izquierda se veía el quincho donde está ubicado el estudio de grabación de Contraluz. Carlos Barrio, guitarrista y flautista de la banda, me había dicho que estuviera ahí a la una y media. “Vengo a entrevistar a Contraluz”, le dije a la chica que me abrió. Afuera del estudio estaba Jaime con todos sus teclados. La chica (supuse que era la hija de Carlos) me acercó una silla y me dijo que me sentara. Si bien no escuchaba casi nada (solo la voz de Jaime y los golpes de batería) me senté y escuché la canción que se prolongó por casi diez minutos. La letra mencionaba a King Kong en una parte y después decía algo así como: “la música es la lengua de los pueblos, la música es la puerta de los cielos…”. La lírica de la banda se mantiene intacta, pensé.
Contraluz fue una de las primeras bandas de rock progresivo de la Argentina a comienzos de los años 70. Con un sonido novedoso para la época, muy influenciados por Jethro Tull, comenzaron a ganar popularidad luego de su participación en los festivales B.A Rock I y II junto a bandas como Almendra, Los Gatos y Manal. Su primera formación tenía a Carlos Barrio en guitarra, Néstor Barrio en batería, Freddy Prochnik en bajo, Alejandro Barsi en flauta y Álvaro Cañada en voz. En 1973 grabaron el disco Americanos y se separaron en 1974 luego de que el simple Que tu voz se escuche sea censurado por el gobierno peronista. En 1995 volvieron a juntarse sin Barsi y Cañada, y con la incorporación de Jaime Fernández Madero en voz y teclados. Desde entonces han grabado dos discos: El pasaje y Ramos generales.
Cuando terminó la canción Jaime me saludó y me preguntó quién era. Entonces le conté que estaba ahí para entrevistar a la banda. “Ah, creí que eras el novio de una de las chicas”, dijo. En ese momento salieron del estudio los demás músicos y me invitaron a que pasara así escuchaba como había salido la toma. El clima que había dentro del estudio era bien diferente al que había afuera, hacían por lo menos treinta y cinco grados centígrados. “Al final yo soy el proletario del grupo”, dijo Jaime con la cara que le sudaba. “¿Cómo es esto? Por lo general el cantante es al que mejor tratan”, dijo. Santiago me dio unos auriculares y me dijo que me sentara en una silla que estaba contra la pared. Santiago, el hijo de Carlos, es quien maneja el estudio. “No te muevas mucho que hace ruido”, me dijo. Así que me senté y escuché como hacían otra toma de “Cajita musical”.
Un periodista es, en términos maradonianos, poco más que un boludo. Por eso durante las largas horas de grabación intenté mantenerme lo más callado posible. De todos modos yo no soy exactamente un periodista. Soy blogger que no es lo mismo que ser flogger, aunque no viene al caso. En la pared del estudio había un afiche viejo que decía “Baile en el Colegio Nacional de Buenos Aires: Vox Dei y Contraluz”. Cuando terminó la toma los músicos (en especial Carlos) se mostraron disgustados con la interpretación de “el batero”. Discutieron un rato. Ninguno aceptó haberse equivocado. El periodista, que entendía perfectamente cuál había sido el error, se quedó callado siguiendo con su teoría maradoniana: el periodista (o el blogger en este caso) no pincha ni corta. El tema sonaba cada vez mejor, aunque después de un cierto número de tomas, tal vez por el cansancio, decayó un poco. La sesión se prolongó hasta las seis de la tarde, con un breve recreo para comer unas milanesas (los músicos, y el periodista, se abalanzaron sobre ellas), durante las cuales el periodista escuchó pacientemente las sucesivas tomas de “Cajita musical” y más tarde de “Hijos de América”.
“Bueno, me voy a ver el partido de Del Potro”, dijo Jaime, el más castigado por el caluroso día. Y se fue. Sin embargo, hay que aclararlo, en un momento de la sesión el aire acondicionado había empezado a chorrear agua por lo cual nos vimos obligados a apagarlo. Y el resto de la sesión fue algo así como estar en el mísmisimo infierno.
-¿Cómo surgió la vuelta de Contraluz?
-C:
Yo tenía muchas ganas de volver a tocar y entonces se lo dije a Punsi y a Freddy. Quería grabar temas viejos que me habían quedado de la primera época. Y entonces nos juntamos en la casa de Néstor con equipos prestados a ver qué pasaba, nosotros no teníamos nada. Poco a poco fuimos empezando a juntarnos y fue surgiendo la idea de grabar eso en un disco. De la formación original estaban Néstor en la batería y Freddy en el bajo, y lo llamé a un amigo, Jaime Madero, que tocaba el piano y primero no quería saber nada. “No, ustedes son muy profesionales, yo no tengo ni idea, nunca toqué en una banda”, decía. Y al final vino, se entusiasmó, se compró unos teclados y fue surgiendo esto que se fue ensamblando de a poco. Entonces hicimos este primer disco muy casero en el estudio de un amigo nuestro. Y salió algo bastante lindo que se llamó El pasaje y a partir de ahí se consolidó la banda.
-¿Qué pasó con los demás integrantes de la banda?
-C:
El cantante, Álvaro Cañada, se fue a vivir a España. Habíamos tenido dos flautistas y saxofonistas. Barsi, que se fue a vivir al Bolsón, y otro que se llamaba Gustavo Dinerstein, que se estaba dedicando de forma muy profesional a la música. Entonces la flauta la asumí yo. Después había una segunda guitarra, Jorge Guarnieri, que también se fue a vivir al Bolsón. Así que la banda quedó reducida a nosotros cuatro.
-En El pasaje incluyeron La suite que era una obra que habían hecho en los 70’.
C:
Exactamente. Está metido en varios temas. Uno es “El gigante”, otro es “Claridad” y después una parte muy larga de un tema que se llamó “Exilio en el espacio”. Eso formaba parte de una vieja suite que habíamos armado en los 70’, pero que nunca llegamos a grabar. Después también compuse El pasaje que es un tema nuevo muy sinfónico. Así que principalmente eran temas míos esos. Después había un tema de Freddy y nada más. Hay un gran cambio en Ramos generales donde ahí ya componemos los tres.
-¿Cómo es tocar rock progresivo en esta época donde no hay muchas bandas de rock que tocan progresivo?
-C: Sí, puede ser. Ahora si vos escuchas, es difícil definir a Contraluz porque creo que es un poco de todo. Hay una vertiente bastante sinfónica, pero también hay una vertiente bastante libre.
-Después graban Ramos generales que es un disco mucho más maduro.
-C: Bueno, yo digo que Contraluz varía porque empieza a componer Jaime. Hasta El pasaje a lo mejor era el viejo Contraluz, además porque tiene muchos temas míos viejos. Y en Ramos generales se define más la banda. Ahí dividimos en tres compositores, claramente, tres, tres, y tres. Y nadie cede un centímetro.
F: Vamos cronometrando. Vos tenes un minuto más de tiempo, ¡te vamos a cortar parte del tema!
C: Y bueno, Punsi también tiene sus letras que ya es una tradición.
-En Wikipedia Contraluz aparece como la primera banda de rock progresivo en Argentina.
-C: ¿Ah sí? Que ocurrencia. Puede ser si se considera por ahí a Americanos como rock progresivo. No sé qué es progresivo, ¿que progresa?
-N: No, eso viene de mucho tiempo atrás cuando había música bailable y música progresiva.
-F: Era como un enfrentamiento Ñuls contra Rosario Central eso. Vos eras comercial, no te acerques a mí que soy progresivo.
-C: Hacemos cosas más libres, hacemos cosas más de avanzada, eso era el progresivo. Y después de ahí se desprende el rock sinfónico.
Contraluz se formó a fines de los sesenta cuando Carlos, Néstor y Freddy todavía iban al colegio secundario. “Empezamos como banda comercial”, dice Freddy. “Escuchábamos Los Beatles, La joven guardia, Los gatos que ya era música bastante avanzada en esa época”, dice Carlos. “El objetivo era terminar tocando en una fiesta”, dice Freddy.
-¿Cómo es que llegan a tocar en B.A Rock?
-C: Peter Malenchini nos llevó a B.A Rock I, que era muy amigo de los de Almendra. El nos recomendó. Tocamos un día de semana con Barsi, y tocamos temas tarareados porque no tenían letra. Y ahí fue como un shock para la gente escuchar algo tan distinto realmente en la Argentina. Y bueno ahí la pegamos bastante.
-¿Cómo llegan a grabar el primer disco Americanos?
-C:
Tuvimos la suerte que nos pudimos comunicar con Jorge Álvarez, que era el productor que estaba produciendo a Sui Generis. Entonces un día alquilamos el Auditorio Kraft, un sábado a la tarde alquilamos ese teatro para que Jorge nos viniera a escuchar.
-N: Y Billy Bond, Medina y Cubero…
-C: Tocamos y Álvarez se fue y dijo “sí, graban”. Entonces grabamos en EMI-Odeón. Y de golpe tuvimos mucha suerte, porque justo enganchamos una movida de EMI del rock digamos más progresivo. Eso fue muy bueno porque nos llevó a la radio, nos llevó a que se escuchara más el disco. Entonces ahí nos hicimos bastante conocidos.
-¿Y tocaban mucho en esa época?
-C:
Sí tocábamos muchísimo. Tocamos con Almendra, tocamos con Vox Dei, tocamos con Vivencia, Sui Generis, León Gieco.
-N: Hicimos un recital en La Plata con el estadio lleno hasta las tetas con León Gieco y Sui Generis.
-C: Bueno, Gieco fue telonero nuestro en el Auditorio Kraft.
-N: Nos pedía por favor si lo dejábamos tocar.
-C: Recién había llegado Gieco a Buenos Aires. Vino y subió con la guitarra y la armónica.
-Las letras de Contraluz tenían un contenido social importante. ¿Tuvieron problemas con eso en los recitales?
-C: En los recitales no. Tuvimos problemas con el segundo simple. Después del disco Americanos salió un simple que se llamó Que tu voz se escuche que fue malinterpretado en una época política donde ya había bastante violencia de la subversión y la represión. Y entonces el gobierno peronista nos prohibió el tema. Y eso fue algo bastante duro para nosotros porque era un disco como medio hitero que iba a ser el anticipo del nuevo long play. Eso nos frustró muchísimo. Lo prohibieron, entonces después pusieron el lado B.
-F: Que era el mejor de los dos temas, ¡el que escribí yo! Imaginate que en esos simples el lado B no existía, estaba porque del otro lado había que poner algo.
-¿Por qué se disolvieron?
-C:
Yo creo que el tema de la censura nos perjudicó bastante. Nos desmotivó y después vino la colimba, Néstor se fue a hacer la colimba, se complicaron más los ensayos y ahí se hizo más difícil seguir tocando. Entonces yo creo que quedó algo pendiente y por eso la vuelta. Desde otro lugar porque claro que ya no tenemos ni la edad ni la popularidad que teníamos en ese momento.
­-¿Y cuál es ahora la idea de este nuevo Contraluz?
-C:
Nuestro objetivo es grabar y tocar. Mantener el nivel de la banda sabiendo que estamos en la historia del rock. Si después a la gente le gusta o si más gente quiere escucharnos, mejor. Pero no tenemos una expectativa en ese sentido. Además para nosotros es difícil llegar a un recital, los temas son muy complejos y el tiempo es escaso. Entonces nosotros también le ponemos cierta traba a nuestra difusión. La otra vez nos llamaron para ir a tocar a Comodoro Rivadavia, pero es todo un laburo, llevar los equipos, es tomar la decisión de irte un fin de semana.
-F: O cuando estábamos por ir al festival de Bolsón que estábamos que sí que no…
-N: Al final se suspendió el recital. Iban a estar Pedro y Pablo, Contraluz, León Gieco, todos los de esa época. Y al final no se hizo nada. Varias veces se nos dio la fantasía de alquilar un colectivo, metemos todos los equipos ahí, un sonidista, y nos vamos a dar una vuelta por la Patagonia. Bolsón, Bariloche, Esquel. Le decís a alguien que te organice cuatro cosas y sería divertirse como nunca. Tal vez algún día lo hagamos.
Finalmente termina la entrevista. Salimos del quincho y nos dirigimos hacia el portón, el mismo en el que esperé a que me abrieran seis o siete horas atrás, antes de haber escuchado las nuevas canciones de Contraluz y haber comido algunas milangas entre otras cosas. “¿Qué vas a hacer con esto?”, pregunta Carlos. “Lo voy a subir a un blog, aunque podría vendérselo a Rolling Stone ¿no?”, le digo. “Ah, ¿la revista Pelo no existe más?”, dice Freddy.

7 comentarios:

Anacoreta dijo...

Aqui pueden bajar los discos de Contraluz:

http://aguantelacofradia.blogspot.com/search/label/CONTRALUZ



Escuchenlos, estan buenos.

Anacoreta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Muy buena la entrevista!!!
Buenisima esta banda la verdad.
Una de las mejores bandas de la historia del rock de nuestro pais!.

QUE NO SE PIERDAN LOS ORIGENES DE LO QUE LA MÚSICA EN NUESTRO PAIS...

Esperamos ansiosos el 2010 para ver nacer una nueva creación de Contraluz.

Saludos, y felicitaciones MBP!
Facundo

Anónimo dijo...

muy interesante....
estaban ricas las milangas?¿


saludos

Juanete

JD dijo...

Todo aquel que hace 40 años se preguntaba qué será de estos tipos en un futuro, seguiran rockeando a los 60? tiene una respuesta.

Saludos guey.

JD dijo...

Todo aquel que hace 40 años se preguntaba qué será de esta banda en un futuro? como serán estos tiposcuando tengan 60 años? tiene una respuesta.

Un mezcal los suicidas! Salud.
JD.

Anónimo dijo...

Me alegra que alguien publique algo de esta gran banda, prácticamente desconocida en la actualidad. Su disco Ramos Generales es de lo mejor de lo que podríamos llamar el progresivo argentino. Le dan al genero una identidad nacional que ningún otro grupo le supo dar. Los vi en vivo hace unos 4 años y ya prometían un 4° disco, espero que lo editen