viernes, 23 de abril de 2010

Amapola del 66


Una vez Fabián Casas, una de las mejores plumas que tiene nuestro país hoy, contó que el Indio Solari lo había invitado a él y otros periodistas a su quinta para que escucharan su último disco. El ex líder ricotero puso el disco una vez y les pidió a los periodistas presentes que le hicieran una crítica. El poeta de Boedo, dice, tomó la voz y dijo que era imposible hacer una crítica sólo habiéndolo escuchado una vez. No son cosas que se hagan al tun tun, me imagino habrá dicho Casas. Todo esto para decir que hoy me bajé el nuevo disco de Divididos, Amapola del 66, y un poco al tun tun voy a dejar algunas breves impresiones sobre el álbum. Por eso, no espere mucho.
Antes que nada hay que decir que este disco no es uno más en la discografía de la banda. Desde 2002 que no editaban un disco, la gente se estaba poniendo impaciente y la venían pateando desde hace rato con la sanata del disco en la sartén. Faltaba poco para que se parezcan a Axl Rose y su “Chinese Democracy”. Si esto se extendía mucho más no me quiero imaginar lo que podía ocurrir. El mundo probablemente seguiría igual, nada cambiaría. Pero los fans son seres muy especiales e impredecibles, tanto que en un abrir y cerrar de ojos pueden pasar del amor al odio por una pelotudez.
Empecemos por el título: Amapola del 66. El significado es muy claro. Los tipos se fumaron, entre otras cosas, los 60’ a cuatro manos (o a cuatro churros). Es inevitable, al escucharlos, hacer comparaciones con Led Zepellin, Hendrix, The Who, Deep Purple. Cuando muchas bandas piensan que ir para adelante es no mirar hacia atrás, lo pasado pisado, en vez de lo pasado pensado, como enseña Felipe Pigna, Divididos dice: “vengo de ayer, no soy de ayer”. Las canciones que reflejan más claramente esta reivindicación del los primeros años del rock son “Amapola del 66” y “Avanzando retroceden”. La primera, con una base pesada y el sello de la aplanadora, es uno de los temas que se te pega más fácil y podes cantar caminando por la calle. Tiene un pasaje que remite a “Luca” (Gol de mujer) donde uno siente que está en el mismísimo desierto norteño: “Amapola del 66/¿en qué cuerpo estás hoy?/un alma viaja al sol”. “Avanzando retroceden”, el único tema acústico, donde sorprende cantando Diego Arnedo, dice: “un imbécil ahí te quiere pasar”. Tanta banda pedorra que se cree lo último de lo último, pero por seguir el legajo de las glorias del pasado Divididos no es que suene oxidado y viejo. Decir que le pasan el trapo a cualquiera es poco.
No faltan los temas con aires folclóricos, aunque el único que se mantiene estrictamente dentro del estilo es “Flores de azul”, con letra del padre de Arnedo, y la participación especial en violín de Peteco Carabajal. “Jujuy”, que abre con un poema de “Chuqui” Choquevilca, la empieza a rockear cuando entra toda la banda y suena más a Metallica que samba o chacarera. Por momentos esta tendencia a buscar un sonido autóctono todo el tiempo cansa un poco. “Boyar nocturno”, en este sentido, comienza intentando emular una copla, aunque alcanza sus momentos más emotivos en el estribillo cuando Mollo se olvida de Yupanqui y se acuerda de Hendrix.
Sorprende lo artesanal del disco. Además de haber sido grabado de forma analógica, el sonido tiene una fidelidad impresionante y no hay exceso de arreglos como en otros discos (por ejemplo, Narigón del siglo). Salvo la participación de Peteco Carabajal en violín, no hay muchos agregados y la extraordinaria fusión entre los instrumentos es una evidencia de que el disco probablemente fue grabado en vivo. Algo poco común en las bandas actuales, salvo Pez y algún otro caso raro. Qué extraña casualidad, Pez y Divididos son las bandas argentinas que mejor suenan en vivo.
Es muy divertida la frase en “Muerto a laburar” que ironiza sobre el negocio que hacen los medios con los genios muertos: “Ay, si volvieras acá no podrías creer que pasó/hoy sos el morbo pasión, capo de algodón, bandera y ringtone”. ¿Luca? ¿Pappo? ¿Sandro? Tampoco faltan las típicas rimas aplanadoras como: “frutos de estación de tentación”. O mantras difíciles de entender que tienen el sello Mollo/Arnedo: “crecen hongos en el blues”, “no ecualices tu corazón” (Hombres de U), “realidad irreal/¿dónde está el pedal que lleva a la distorsión?” (Caminando), “y el perro se rasca en el andén” (Buscando un ángel).
El disco cierra con “Todos”, una canción dedicada a la los chicos del colegio Ecos muertos en la tragedia de Santa Fe, causa que apadrina Luis Alberto Spinetta a quien no sé si se refiere Mollo en la frase: “es para abrir tu cabeza/es parar ir/ir más allá”. Seguro que no, me estoy poniendo muy detallista. El “todos fuimos, todos fuimos” me parece un poco excesivo. No comparto esa corriente filosófica, tan presente entre los periodistas e historiadores de hoy en día, que hace responsable a la sociedad de los problemas del país. Lo que si fue, lo que si fue, es este post, así que me despido, esto es lo que tenía para decir un poco al tun tun sobre el nuevo disco de Divididos. El DVD con el registro de la grabación y entrevistas Del Periodista Más Grosso, Alfredo Rosso, una especie de enciclopedia del rock, queda para otra ocasión ya que el disco lo bajé de taringa. No hagan esto en sus casas, aunque si usted tiene plata (el disco vale 70 pesos) le recomiendo que lo compre. Me voy con esta frase que me quedó rebotando en la cabeza, no me pregunte porqué: “El monte da sin pedir/el monstruo pide sin dar”.

13 comentarios:

flandorsio dijo...

Buena revisión, me hiciste acordar de que lo tengo que escuchar. Alfredo Rosso está dando un curso ahora en la UB los jueves de 19 a 21. Yo estoy cursando a esa hora pero iría.

Anacoreta dijo...

que lastima que los jueves ensayo con Pandora, pero aguante el Grosso de Alfreod Rosso!!

Mauro Klem dijo...

mas que narigon del siglo, disco del siglo!!!!

Valèrie dijo...

Qué linda reseña Manu, siempre me dan ganas de escuchar los discos sobre los que escribís... De Divididos no escuché todo, pero lo que escuché me gustó mucho. Todavía no tuve la oportunidad de verlos en vivo, pero tengo entendido de que es así como vos decís, suenan muy bien…
¡Tengo mucho para contarte! Seguramente este finde te escriba…

Anónimo dijo...

La sociedad somos "todos": políticos, no políticos, camioneros, bicicleteros, hasta tu perrito Tommy... o algunos no estamos en la sociedad??

Federico.

Valèrie dijo...

Me lo bajé ayer y ya lo escuché varias veces pero sigue en estado de procesamiento. Me enamoré del solo de Caminando, de la letra de Boyar Nocturno, de Amapola del '66...y espero verlos en vivo porque creo que dentro de poquito van a estar en Rosario :)

Valèrie dijo...

Puff, tantas impresiones hoy me dejó este disco que me tuve que hacer la remera. Desde ya que todo tiene un "por qué", (no voy a pagar casi 100 pesos una remera por nada). La imagen de la tapa...me trae reminiscencias muy vividas del período de mi infancia en el que viví en el campo (0-5). "Hamacas en el corazón"...siempre, siempre, siempre amaré las hamacas, y también: reminiscencias infantiles. Y para darle el detalle de rebeldía, "que no ecualicen tu razón".
Dios, este discazo desde hace ya dos meses suena todos los días en mis eternas caminatas, no hay un día en el cuál no suenen al menos sus primeras canciones, y no me cansa, no me cansa, no me cansa en absoluto! Me enamoro todos los días de una canción nueva, me vuelvo a enamorar de la misma...y así, a diario, mientras paseo, mientras quiero "chocar autos de a pie", mientras voy en bici por el campo o salgo a correr por el campo...gritando (porque no sé cantar tan bien como vos)...La flor azul...ay, ¡es tan bello!
Solo una cosa tengo para criticar: yo tampoco creo eso de "todos fuimos", no, no, y no.
Pero qué disco de la puta madre, me enamoré, me enamoré a posteriori, pero me enamoré en fin.
Y más feliz me hizo verlos en vivo...no puedo quitar ese recital de mi cabeza.
Just that Manu, quería pasar a releer tu reseña ahora que el disco ha pasado a ocupar un lugar tan importante en mis emociones :)

Anónimo dijo...

Comprá el disco, rata.

Gabriel dijo...

"No comparto esa corriente filosófica, tan presente entre los periodistas e historiadores de hoy en día, que hace responsable a la sociedad de los problemas del país".
Ah no? Lo tengo que hacer cargo al perro? Es medio básico el planteo, compañero.

Anónimo dijo...

El país, la sociedad, tu barrio, TODO lo hacemos entre TODOS. Va mucho mas alla de cualquier política, presidentes, gobernantes...habla de PERSONAS, de TODOS NOSOTROS.

La frase hace referencia a que a todos les puede pasar por ende que todos seamos para no dejar de ser. Habla de que a cualquiera le puede pasar por la falta de respeto a la vida...de UNO y del OTRO.
Es básico...si sólo algunos hacen las cosas como corresponden...las cosas siguen pasando. Cada uno desde su lugar tiene que actuar con conciencia, de que hay un OTRO y que se lo debe respetar.
Simple...por mas que yo haga las cosas bien, si VOS no lo haces, podes cagarme la vida...recordá que el tema está dedicado a los chicos de la tragedia de santa fe que haciendo las cosas como correspondian, por culpa de una CADENA de negligencia, por un NO TODOS...hay 10 vidas menos.

Unknown dijo...

Sería más profesional tu reseña si escribieras los títulos de las canciones correctamente. No es "Flores Azules" es LA FLOR AZUL. Y hay varios más. Creo que el hecho de que decidieron presentar su disco en Tilcara mucho tiene que ver con los aires folklóricos que decís que cansan. A mí criterio y el de muchos más, éste disco es excelente. Tu reseña un poco regular.

Grecia Collar dijo...

Ah y, deja de copiar reseñas en ROLLING STONE. Qué vergüenza. No se te cae una idea a vos
www.rollingstone.com.ar/1244759-divididos-amapola-del-66

Unknown dijo...

Lo dwl titulo del diosco lo sacaste por intuición no? Sabes quee amapola del 66 era el nombre de un refugio chino donde fumaban opio?