miércoles, 23 de junio de 2010

Parte de la religión


Mientras Riquelme miraba el partido desde su casa, el Chino Garcé calentaba el banco, el técnico helénico preguntaba el resultado del partido Corea-Nigeria y Maradona apretaba con fuerza su rosario, el arquero griego Alejandro Tzorvas se encontró ante el ignoto delantero Martín Palermo, especie de Caballo de Troya que había puesto el técnico en cancha. Ante la sorpresa del arquero, que se quedó observando atónito al rubio de andar cansino y torpe, el delantero apuntó al palo derecho y sin siquiera pensarlo mandó la pelota a guardar. Tal vez el error del imbatible Tzorvas estuvo en incurrir en el razonamiento lógico, fiel a la tradición griega. Pero el fútbol le escapa a la lógica y a la razón. De golpe Suiza le gana al gran candidato España, los galos quedan afuera (pese a las predicciones de Toti Passman), los tiros de Messi pegan en el palo y Palermo la manda a guardar en la tercera pelota que toca. Por eso el fútbol es tan lindo, por eso nos sorprende tanto. Si no fuera así, el Chino Garcé no estaría cebando mate en la concentración argentina y estaría de safari con sus amigos o fumando porro.
Todos decían que si Palermo entraba era porque estábamos en el horno y sólo un milagro podía salvarnos. Como dijo el escritor José Saramago, recientemente fallecido: “el milagro, por más que nos digan, no es nada bueno, si hay que torcer la lógica y la razón misma de las cosas para hacerlas mejores”. Pero los periodistas, como sabemos, siempre hablan de más, y todo se dio como para que Maradona probara todas sus fichas en el último partido de la fase de grupos. El equipo estaba con un pie y medio en octavos de final, así que el ex diez puso a todos sus jugadores en cancha, salvo a los dos arqueros suplentes y al bueno del Chino Garcé. Si bien el gol de Palermo es conmovedor teniendo en cuenta la trayectoria del jugador y su mencionada hasta al hartazgo vida de película, hay que reconocer que el gol no tuvo una trascendencia mayor que la de sellar un partido que desde el pitazo inicial estaba ganado. Los griegos apenas patearon al arco, al igual que todos los rivales que tuvimos hasta ahora, y especularon hasta último momento con el resultado del partido Corea-Nigeria. El planteo mezquino del entrenador y la actitud de sus jugadores, salvo el solitario Georgios Samaras, hace que Ulises, Aquiles y Agamenón se estén revolcando en el Hades en este momento. El único milagro hubiera sido que la diosa Palas Atenea iluminara a alguno de los barbudos jugadores griegos y en vez de pegar patadas, gambeteara a cinco jugadores como Diego en el 86 y batiera a Chiquito Romero (que hasta ahora no tuvo mucho trabajo). O que Poseidón hiciera caer sus desgracias sobre Messi y que jamás pudiera retornar al gol, como el astuto Ulises se vio impedido de retornar a Ítaca por diez años.
Es probable que el arquero griego no supiera quién carajo era el rubio ese a quien de golpe la pelota le cayó a sus pies. Estaría leyendo a Platón mientras Palermo le metía dos goles al Real Madrid, es probable que la televisión griega no hiciera eco de la pelea Palermo-Riquelme o sobre sus extrañas hazañas realizadas con la camiseta de Boca. Nada sabría de este delantero sin escrúpulos, que le da lo mismo meterla con izquierda o con derecha (o con ambas a la vez si es necesario), con la rodilla rota, con la espalda, de la manera que fuera. Al final, todos los goles valen lo mismo. En la otra vereda se paran otros jugadores, también encomiables, que hacen de la belleza su bandera y prefieren errar los goles antes que estos se produzcan sin lujos y rimbombancia. Tal vez por eso Lionel Messi todavía no hizo su gol.
Toda esta historia de milagros, explotada especialmente por los medios, le da una entidad religiosa al fútbol que lo convierte en algo más que un juego. La música de película que se podía escuchar en Telefe mientras Fernando Niembro dialogaba con un Palermo excitadísimo por su hazaña, hace de Guillermo Andino un nene de pecho. Los periodistas deportivos son especialistas en llenar horas de pantalla y gastar litros de tinta a partir de temas a priori banales, y convertirlos en tema de conversación en las mesas de todos los cafés del país. Algo tan simple como un gol, un off-side mal cobrado, una pelea de vestuario, de golpe se convierte en debate nacional como si se tratara de verdades existenciales.
Diego Maradona es empleado ad honorem de los medios. Cuando está frente a un micrófono Maradona es tan feliz como cuando tiene una pelota en los pies. Desde aquella aparición haciendo jueguitos en Fiorito hasta la charla telefónica con sus hijas, previa al partido con Grecia, en la que el 10 casi llora, la vida de Maradona se parece a la del personaje que hace Jim Carrey en Truman Show. No solo de fútbol se hizo el mito Maradona. Así como el cura predica a sus feligreses respaldado por una mitología que viene construyendo la Iglesia Católica desde hace más de dos mil años, Maradona tiene su propia mitología. Una construida en la cancha con capítulos espectaculares como el gol a los ingleses y la mano de Dios. Y otra que se construyó a través de los medios, donde resaltan los capítulos donde coquetea con la muerte, su lucha contra el imperialismo de la FIFA, algunas frases históricas como “la pelota no se mancha” o “me cortaron las piernas”, etcétera. Maradona ha hecho un uso maquiavélico de los medios. Cada frase, cada palabra, parece milimétricamente pensada. No sabemos cuánto piensa Maradona cada cosa que dice, lo que sí es evidente es su obstinación por seguir alimentando el mito. Con nuevas frases, festejando los goles de palomita o dando saltitos, poniendo cara de Terminator cuando canta el himno, peleándose con Pelé, haciéndose el Che Guevara, Maradona se las ingenia para seguir formando parte del imaginario nacional. Algunos creyeron ingenuamente que la designación de Maradona como DT de la selección y su muy probable fracaso era el fin del mito, una verdadera vida de película, al lado de la cual la vida de Palermo es solo un cortometraje de escuela de cine. Los hechos demuestran lo contrario. Que la sigan mamando.

12 comentarios:

mauro Klem dijo...

Hay que aclarar que la idolatria como jugador maradona se la tiene bien ganada. Despues que sepa como vender humo en los medios es otra cosa. Ahora, hay casos peores como lops del ogro fabbiani que no solo es charlatan, sino q despues resulta q es un fracaso como jugador.
El diego no se mancha

saludos

Juan, hincha de Colon dijo...

-Creo que en este momento ponerse a criticar al Diego es algo asi como decir que dios no existia en el siglo trece, vas muerto.

-Pobre el Chino Garce, me canse de ver banderas q decian que el Chino era argentino para q lo comboquen y ahora que esta todos se burlan. Aguante Chino, te banco.

-Te falto decir que el unico caballo de troya que tenemos es el hijo de puta de Demichelis. Se huibiese quedado cojiendo con evangelina.

-No me queda claro si sos pro Maradona o contra. Decis que vende humo y despues decis que la sigan mamando. ¿De que lado estas?

-todos hablan del cumple de Messi, pero nadie se acuerda de Riquelme. Si Argentina hubiese perdido tan solo un partido estarian todos los periodistas deportivos prendiendole velitas y cantandole el feliz cumpleaños y preguntandose que hubiera sido si el 10 iba al mundial.

Gonza Averna dijo...

Claramente la mísssstica (de Jah (?)) la pone el chino Garcé.

Al Diego es dificil no idolatrarlo o defenestrarlo. Fue Blanco y negro toda su vida, el gris no le queda. Ni en la barba.

Es mucho mas facil, solo hay que quererlo.

flandorsio dijo...

Palermo es el arma secreta, de afuera lo ven como un viejo que no triunfó afuera. Pero desde acá, todos sabemos que Palermo... es Palermo.

Acá hay un resumen muy bueno del partido:
http://weblogs.clarin.com/podeti/archives/208692.php

JD dijo...

la vida de palermo no es un cortometraje de estudiante de cine, por mas que la compares a la de maradona, en todo caso es un mito helenico menor.

y maradona a cada paso que da demuestra que es intocable.

manuel bp dijo...

JD, me extraña araña... usted siempre tan polemico y amante del debate tirandole flores al Gordo. Para eso no comente.

El anacoreta dijo...

una cosa es bancarlo al diego por lo q fue como jugador y la innegable mistica que genera, lo cual nos da un plus como seleccion.
Ahora, no por eso vamos a bancarle cada pelotudez q dice cuando sus emisarios-chupamedias-lustrabotas-¿amigos?-¿periodistas?¿deportivos?... le ponen el microfono en la boca.


p.d.vamos argentina q si salimos campeones, viene oasis a tocar gratis al obelisco y messi pasa a cantar un tema!!!

El anacoreta dijo...

perdon, grondona les paga 4 millones de dolares para q toquen. Mientras tato diego baila desnudo en el escenario.

Mariano Larronde dijo...

Manu, yo soy Maradoniano y nose por que... simplemente me emociona escucharlo, creo que racionalizar al Diego es al pepe, por que se lo siente o no se lo siente. Y en general cuando no se lo siente, se lo odia o se lo critica. Diego tiene la "desgracia" de decir todo lo que piensa, de no ser gris y como escuche a muchas señoras paquetas decir: "Maradona habla como negro en las conferencias y nos deja mal".
No estoy deacuerdo con que le gusta ser un Jim Carrey. Solo que el es uno de los hombres más famosos del mundo y es obvio que la prensa lo siga sobre todo sabiendo de sus excesos que alimentan la sed al periodismo amarillo. Diego es alguién quien da la cara, se arriesga, se equivoca y se hace cargo de todo.
Muchos nos sentimos un poco Maradona y no precisamente por sus victorias, sino por sus derrotas, y sus recaidas. Y los Argentinos en general somos pasionales, no nos conformamos solo con ver alguién que juegue bien al futbol, nos gusta que llorén, se emocionen y que sientán la camiseta. Pero concuerdo con vos que Diego tiene una vida de pelicula y una que a mi gusto se merece todos los OSCARS!

Vamos Diego y Argentina Carajo!
y Manu perdón pero me tiraste la punta... La tenés adentro! jaja (no mentira!)

Abrazoo

JD dijo...

Como M. Larronde (cajaaaaaa) insinúa al final de su post a Maradona no se lo puede criticar. El "la tenes adentro" o el "que la chupen y que la sigan chupando" son misiles demoledores que destruyen a cualquiera y a cualquier critica. A Maradona no hay que criticarlo, hay que dejarlo ser y hacer. Sino te gusta lo que hace y dice, tenes que hacerte a un lado.

Viste lo que sucede cuando lo criticas... cuando se insinúa que lo criticas? (al final.. lo bardeaste o no ?) todos agarramos nuestros escudos y nos sumamos a la guardia del Diego, el grande.

En un país donde todos critican despiadadamente a todos... es un alivio tener un in-criticable.

El anacoreta dijo...

JD, no estoy de acuerdo con lo que dice. Yo creo que a Maradona se le pueden cuestionar muchas cosas. Como futbolista fue el mejor, eso esta claro. Como persona es criticable, aunque uno no es nadie para hacerlo. Todos somos criticables como personas si la persona quenos ctitica nos conoce bien. Entonces paso. Como DT si es cuestionable. Aunque ahora le este llendo bien, en las eliminatorias el equipo fue un desastre y eso esta bien remarcarlo. Y en el Mundial tuvo muchos aciertos asi como algunos errores. En primer lugar dejar afuera a Cambiasso, mientras el Chino Garce fuma porro en el banco, no me parece nada apropiado ahora que se vienen los teutones y el mediocampo no esta nada bien. Creo que debe tomar una decision sobre que hacer con Demichelis que viene bastante flojito. Esto en cuanto a critica futbolistica. En cuanto al post no critico a Mardona como DT, sino su interminable relacion con el microfono. ¿No vieron la conferencia despues del partido con Mexico? El tipo dijo q se terminaba la conferencia y el Gordo no quizo levantarse y se quedo media hora regondeandose de la victoria, y ni hablar cuando se puso a hablar en italiano. Lo banco a Diego, pero no es un amor ciego. Eso de crear una religion alrededor de Maradona, algo harto frecuente en los argentinos, y especialmente fomentado por los medios de comunicacion masiva, es lo que no defiendo y la principal critica que hago. Justo vos JD, que no bancas a Clarin, que decidist dejar de leer los diarios por una semana, que no bancas al Gordo Palacios, no puedo creer que te ignores esto. La tenes adentro.

JD dijo...

Otra característica de los Argentinos es armar bandos por todo... no armemos uno por este.

Maradona es un tipo que no soporta las criticas y mucha gente se hace eco de esa postura postura sensible (por llamarla de algún modo) frente al mundo y elije defenderlo o no criticarlo.
Algo así es lo que intenté decir en mi comentario: un tipo tan sensible a la critica genera una gran tema alrededor de si se habla bien o mal de él y si sus armas para defenderse de las criticas son tan violentas y demoledoras, entonces se hace aún mas difícil criticarlo. Sory si sentiste que te te ataqué a vos, no fue mi intención, te usé de pie no más, pero sabias que algo asi podia pasar cuando hablas de D10S :P.

Por otro lado me parece un descubrimiento lo que remarcas de Maradona y los microfonos, no lo había notado, pero es cierto!

No coincido con el final de tu post.. en este caso Clarin le da con un caño al Gordo (como te referís a D10S, cariñosamente ;) lo ignora de las tapas (contra grecia todos los diarios pusieron el abrazo entre él y palermo, Clarín solamente puso a palermo) entre otras cosas. El grupo clarín lo odio desde que intercedió a favor del gobierno para cancelar el contrato de TYC con la AFA y cederlo a fútbol para todos, y lo odia mas aún por su simpatía con los kirchner y su militancia latinoamericana. Y si entonces en este momento los medios no están (o panquequearon recientemente) con maradona (ni clarín ni la nación al menos) podemos que la idolatría a maradona trasciende los medios.

No tengo nada contra el gordo palacio y... la ultima oración de tu post no va con los que defienden a maradona.