jueves, 11 de noviembre de 2010

Anticrónica de Paul McCartney en River y la extraña sensación de poder perecer en paz


Dos y media de la tarde. Solo un idiota en el mundo podía caer teledirigido en la autopista Lugones y empezar a sortear vallas, que en ese momento recién estaban colocando los seguridad, tipos con chalecos de prevención, o como usted quiera llamarlos, en las inmediaciones del estadio. Con cara de ¿qué hace este pelotudo acá? me dejaron pasar (un anacoreta no le hace daño ni a una mosca) sin disimular su sorpresa ante el desafío de las leyes universales que rigen el normal curso de la vida. Y así el anacoreta fue derribando obstáculos y pasando niveles como si fuera un Mario Bros (¡con muchos bonus coin!)

No existe la gente rara. Si el anacoreta pudo interrumpir el normal desarrollo de la vida para esos seres que usan chalecos fluorescentes, hay otros seres, mucho más extraños, que pueden corromper la normalidad según las leyes del mundo anacoreta. Algunos prefieren creer que solo existe un mundo. ¡Mandarina! Sí, dije mandarina, ¿y qué? Repito, mandarina. Si no le gusta, siga circulando. En fin. Cuando el anacoreta se acercaba a un imponente Monumental chocó con un grupo pequeño de fanáticos de Paul McCartney. Se acercó y, fiel a su costumbre, sin llamar la atención, ni hablar demasiado, obtuvo algo de información. Me desdigo, si hay gente rara. Unos tipos que parecían salidos de una licuadora, con ropa de colores, bigotes marca registrada Pepper’s, sacudían carteles con forma de corazones con la frase: all you need is Paul. Otro con un tapado como el que usó Lennon en aquel memorable concierto en el techo de Abbey Road, que probablemente le había afanado a su abuela (por cierto, Lennon se lo debe haber robado a la Tía Mimi), se unía a la competencia para ver quién era más fucking freak. De pronto escuchó la noticia. ¡Paul estaba por llegar! Se quedó un rato ahí. Pero la simple idea de imaginar a Paul llegando en una limosina negra y sacando la mano con los dos dedos haciendo el símbolo de paz lo aterró. Salió corriendo.

Siempre es bueno saber que uno no es el único pelotudo. Cuando crucé el último obstáculo (aunque no había imaginado que habría muchos más) me encontré con una sorpresa. Una horda de fanáticos que rondaba las tres cuadras de cola hacía campamento para entrar. Me senté al final de la cola. Había gente de todos los colores. Unas chicas estudiaban las letras de las canciones para dejar sordo, o arruinarle el concierto, a quien se sentara cerca suyo. Algunos padres con sus hijos. Unos pocos barbudos. Los oportunistas de siempre vendiendo remeras del show. Vendedores de garrapiñada. Estuve un rato tratando de analizar si había alguna diferencia entre la gente de la fila de popular y la de platea alta. No encontré ninguna.

Algunas horas de espera. Nada a lo que no esté habituado el hombre.

La parte más divertida de la noche fue subir las escaleras corriendo, como reclusos, como si fuera un entrenamiento militar, pero con algo muy claro, estábamos en la selva, y esto era un especie de sálvese quien pueda. ¡Y me salvé! Un lugar en la quinta fila hizo valer las largas horas de espera y que me cagara de risa de los boludos del vip trasero que lo ven por TV, la concha de la lora.

No voy a decir mucho sobre el recital. ¿Qué se puede decir sobre semejante manifestación de la naturaleza? Sería tan inútil como los relatos que acompañan las imágenes de un elefante dando a luz en Discovery Channel, como ponerle subtítulos a una película de Chaplin, ver un partido de fútbol con relatos y comentarios de Marcelo Araujo y Julio Ricardo, o ponerle distorsión a un tema de Bob Dylan.

No quiero sonar intolerante ni facho, pero a los tipos que sacan fotos y filman en los recitales (más aún si lo hacen desde la platea alta) habría que ponerlos en una jaula y quemarlos a todos, lo cual sería tarea complicada hasta para el propio Hitler. Además, si seguimos la máxima de que la historia ocurre primero como tragedia (aceptémoslo, nada más grasa que mover los brazos de una lado a otro con un encendedor) y se repite como comedia, es difícil imaginar algo más triste que Let it be y un estadio lleno de luces de celulares. ¡Que vuelvan los encendedores y me hago puto!

Ah, un llamado a la solidaridad, se solicita un poco de decencia a los medios y que dejen de llamar Sir Paul o Macca al ex bajista de los Beatles. Ufff, gracias.

Si llego a los 68 años, quiero llegar como Paul. Alegre, saludable, vigente, cantando como los dioses, millonario. Pero sin tiradores, plis.

Me pregunto si Paul habría preferido que lo asesinaran a él en vez que a John. Me pareció extraño que no pusieran ninguna foto de John Lennon mientras tocaba “Here today”, “A day in the life” o ese himno a la paz que es “Give peace a chance”. No le costó mucho poner fotos de Harrison mientras tocaba “Something”. La reciente muerte del ex presidente Kirchner demuestra que con la muerte se pueden lograr cosas para las que no alcanza una vida. Así de morboso y pelotudo es el ser humano. Me pregunto donde estarían Jim Morrison, Luca Prodan o Gilda si no fuera por su muerte prematura.

Realmente nunca vi a la cancha de River tan llena, jo.

Cuando Paul apareció en el escenario con una bandera argentina pensé, oh no, acá se viene la gran silbatina. Pero por suerte no apareció ninguna bandera inglesa en escena y no sucedió ninguna catástrofe. Lo mismo había pensado cuando subió Ciro que contra todos los pronósticos fue bien tratado por el público.

Puntos altos del recital: repertorio beatle, Band on the run, el negro que toca la batería, ¡Paul habla español!, plano de Charly García en el vip agitando la cabeza, por suerte no existe más la beatlemanía, homenaje a George, fuegos artificiales en Live and let die, Paul haciendo onomatopeyas, el público haciendo onomatopeyas, ¡a Paul todavía le da la voz para cantar Helter Skelter!, coros de Paperback writer, cierre con Sargent Pepper’s Lonley Heart Club Band y The End.

Puntos flojos del recital: Give peace a chance, Obla-di-bla-da, cámaras de fotos, no da no presentar a la banda, puntualidad (hacete desear un poco, Paul), olor a paty en la platea alta, el ole ole ole, los pelotudos que hacen la ola (o sea, todos, yo incluido), Paul con tiradores, ningún tema de Caos and creation at the backyard (2005), no podes no tocar The fool on the hill y Drive my car, ¡¿Ciro de soporte?!, ni en pedo los Beatles sonaban tan bien como esta banda, el guitarrista es parecido a Viggo Mortensen, the anacoreta is back, ya no me queda ningún sueño por cumplir, me puedo morir tranquilo.

17 comentarios:

JD dijo...

Que bueno es tener una pasión. Manu, linda crónica / homenaje anacoreta a Paul.

lacrisisesfilosofica dijo...

Buenísimo el relato, me encantó... ¿¿pero qué tiene de malo Obla-di-bla-da?? Me encanta ese tema.

Por otra parte, es genial que haya vendedores de remeras, lejos de oportunismo, es un acto casi mágico, como cuando llueve y a los 5 minutos la calle se llena de vendedores de paraguas. Las maravillas del mercado, ;)

En fin, felicito por ir y por contarlo!

Abrazo!

a cielo abierto dijo...

Excelente relato¡Por otro lado no hace mucho que descubrí el blog. Me parece muy piola y bien escrito. Un Saludo Grande¡ Fabián, Mendoza,Argentina

crisologobp dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El anacoreta dijo...

gracias JD, algunos dejan carteles en Plaza de Mayo con consignas tipo "gracias por devolverme la fe en el pais y en la politica", otros nos emocionamos con un acorde, je.

Crisis: que no se entienda mal. Obla-di-bla-da no tiene nada de malo, pero teniedo en cuenta que no toco The fool on the hill!!! En cuanto a los oportunistas vendedores callejeros creo que da para un estudio sociologico que les dejamos a los que saben.

Fabian: que bueno que hayas descubierto este humilde blog (?). Ahi agende tu blog para meterme mas seguido.

Saludos y gracias por compartir sus emociones con el anacoreta

Federico dijo...

Buenísima la crónica, bien la cuota ácida también.
Tengo una intriga cholula ¿Pudiste identificar a quien entró en la platea baja de la cabecera (debajo la Sívori)? Hubo un rato largo de gritos, aplausos y fotos con alguien que entró ahí (sería mirando de frente, a la derecha).

El anacoreta dijo...

gracias, Federico. La verdad que no lo vi. Pero no debe haber sido alguien de demasiado renombre ya que en ese caso andaria por el vip. ¿Algun jugador de River quizas?

elbarba dijo...

Buen relato! entretenido
a mi también me gusta obla di obla da. tal vez haya mejores temas para tocar. ninguna referencia a john de parte de sir paul ajja?
saben que estuvo comiendo en san isidro esta semana?
aprovecho para meter algo de chivo. abri mi blog hace 2 semanas y, real, solo tiene 30 vistas, que no es gente que lo haya leído. puede que tenga que ver con que no se lo pase a nadie salvo el anacoreta. en fin:
http://barbadepolenta.blogspot.com/

flandorsio dijo...

Difiero en detalles jaja, banco los tiradores y a Obladi Oblada. Ayer tocó Drive my car!
Por otro lado, como siempre, estuvo lleno de caretas. Creo que fui uno de los muy pocos que conocía todos los temas que tocó.

El anacoreta dijo...

barba: no da hacer publicidad en blogs ajenos, aunque vaya y pase porque sos mi amigo. ¿Donde estuvo comiendo Paul??

flandorsio: a mi no me parecio que la gente sea tan careta, al menos en el sector donde yo estaba, Especialmente me toco ver gente muy fanatiaca, ansiosa y emocionada, haciendo cola desde temprano. Igual, obvio, boludos hay en todos lados. Me entere de algunos temas del segundo show y me quiero matar. Daba ir a los dos y no irse de vacaciones.

Saludo anacoreta (?)

Zoe Arena dijo...

"Poderosos señores son los muertos"

Anónimo dijo...

"Unos tipos que parecían salidos de una licuadora" como me reñi jajaja
chino.
pd. esty aprendiendo algo de blues en el piano, 2da 5ta, 1ra estoy paseandolo en las escalas de RE DO SIb

JD dijo...

No seas cruel con el barba, manu. Solo tiene 30 visitas, no te enternece? ;)

por cierto ya se debatio la polemica foto de perfil del anacoreta?

El anacoreta dijo...

nadie visita perfiles. lo que importa es el contenido de los blogs, despues a quien carajo le importa como carajo se llama el que los escribe o los gustos que tiene.
En segundo lugar, JD, le hago una pregunta: ¿para usted todo es polemico? ¿Que tiene de polemico una foto del bueno de Syd Barret? ¿Acaso por eso soy un apologista de las drogas? Igual gracias por intentar aportar al debate.

nerd dijo...

ahargggg que envidia. aca en shile Cancelaron el concierto porque justo ese dia iban a ocupar el estadio nacioanal para un superclasico del futbol chileno. lo suspendieron por eso! aparte el partido fue un tipico clasico de empate de consenso por temor a perder. este pais de mierda que se las da de desarrollado no tiene un Solo puto estadio de mayor audiencia como para haber hecho el concierto en otro sitio. es lamentable. igual varios de aqui fueron a argentina. pero yo cague. gracias por la cronica, mejor que los videos de youtube.

El anacoreta dijo...

los clasicos siempre son una mierda, yo no se que haria si suspenden un recital de paul por un boca-river. Aunque eso aca no pasaria nunca (?)

Anónimo dijo...

Lo Único bueno, me parece, que lo llamen a veces "Sir" o caballero del imperio, es que a uno no se le olvide que es pro-realeza. Lennon, por otra parte, devolvió en 1965 un premio de la orden en protesta a la política del gobierno respecto de la guerra en Nigeria.